Entrega Diploma

El Programa de Cualificación Profesional Inicial Especial(PCPIE) es una formación especial orientada a personas con discapacidad intelectual. A través de estos programas, las personas participantes potencian sus capacidades para insertarse en la vida activa, algo muy importante para fomentar también su autonomía. Sobre ello se hizo hincapié en la II jornada de Discapacidad y Empleo celebrada el día 29 de abril en el Instituto Cuatro Vientos de Pamplona.

En la actualidad cerca de 200 alumnos/as estudian algunos delos PSPIE que se imparten en Navarra. Este programa, de 4 cursos de duración,lo finalizan cada año alrededor de 40 alumnos/as, una cifra que se ha mantenido a lo largo de los últimos años.

El primer año de formación se centra principalmente en la adaptación del alumno/a, introduciéndose también algo de formación en el plan de trabajo. Durante el segundo curso, sin embargo, aumenta la carga deformación y a partir de ahí se va especializando a los diferentes alumnos/as dentro de un perfil profesional concreto, intensificándose el ritmo de trabajo.

Las prácticas en empresas son una parte fundamental de este tipo de formación y se desarrollan durante el tercer y cuarto curso. En los últimos años, en los PCPIE se está apostando por el sistema dual, que combina la presencia en el centro y en la empresa. Según apuntó la responsable de inserción laboral del Centro de Recursos de Educación Especial de Navarra(CREENA), Elena Eslava, la FP dual es muy interesante para este tipo de alumnado, ya que tienen más contacto con el mundo del empleo.

Eslava incidió en las capacidades de las personas con discapacidad, ya que “son chavales que trabajan muy bien y dan muy buen ambiente a las empresas”. De hecho, la experta apuntó hacia que son varias las empresas que llaman al CREENA buscando este perfil de alumnos/as en prácticas.Pese a esto, subrayó que el gran reto ahora está en la inserción laboral de las personas con discapacidad, ya que aunque son muchas las empresas colaboradoras,su contratación es bastante puntual, sobre todo en la modalidad ordinaria.

A la crisis, que afecta al común de las personas trabajadoras, se le suma el miedo y el desconocimiento de las empresas hacia las personas con discapacidad como trabajadores/as. “Muchas veces no les contratan por miedo a que funcionen mal”, declaró, añadiendo que son numerosos los casos en los que también se desconoce que contar con este perfil dentro dela plantilla reporta beneficios fiscales.