Foto Olga

El proyecto Aristeas organizó una jornada sobre buenas prácticas en la que diversas entidades sociales coinciden en que “no todo vale” para buscar fondos

Representantes de decenas de entidades sociales en Navarra debatieron el pasado jueves día 2 de octubre, en Baluarte, sus retos de futuro y los cambios que ha introducido en su gestión el tiempo y la crisis. Lo hicieron en mano de una jornada, organizada por Fundación Navarra para la Excelencia, dentro de su proyecto Aristeas, que busca consolidar y compartir estructuras excelentes de gestión.

En dicha jornada, en la que Elkarkide estuvo representada por  Olga Barbarin, Directora de Centro Ocupacional, se debatieron, entre otros temas el de la Responsabilidad Social Empresarial de las empresas, con la participación de otras tres organizaciones: José Antonio Villanueva (Ademna; EsclerosisMúltiple), Joseba Guillermo (Nuevo Futuro), Angel Pardo (Fundación IlundáinHaritz Berri). Todos coincidieron en que “no todo vale” a la hora de buscar fondos y aliados para sus proyectos.

“Tenemos que afinar bien nuestros aliados en RSE”, apostó Olga Barbarin: “hay empresas que piensan que es una especie de moda, que se acercan a las entidades sociales para buscar imagen, pero sin convencimiento. En Responsabilidad Social Empresarial (RSE), nosotros somos motores y tenemos la responsabilidad de filtrar aquellas empresas que a lo mejor se quieren aprovechar”.

“Tenemos que dotarnos de criterios éticos. No vale que cualquier empresa nos done.Tenemos que tener la capacidad suficiente de rechazar ofertas que no estén alineadas con nuestros valores. Es difícil en tiempos de escasez, pero hay que ser coherentes. No todo el dinero es bueno”, expuso Juan Antonio Villanueva.

“Tiene que haber un alineamiento, una coherencia y un retorno”, abundó JosebaGuillermo, que advirtió también del “riesgo” de privatización de la financiación de ciertos servicios. “No podemos ser una entidad burbuja, ni toda ayuda es lícita”, coincidió Angel Pardo, para quien “las empresas están reclamando que ese dinero que dan no tiene que sustituir a los que debe aportar la Administración, sino, en todo caso, sirva para enriquecer los proyectos”

 

Transparencia y Eficacia

     El coloquio puso de manifiesto la apuesta por la profesionalización de los equipos y por la mejora de la gestión que están abordando las entidades sociales en estos años.”Para ser objeto de la RSE, tenemos que dar una imagen de transparencia, de buenas prácticas, para garantizar que esos recursos que la comunidad pone en nuestras manos van a tener un retorno, no sólo social, sino económico”, añadió Jose Antonio Villanueva, de Ademna. Invitó a las organizaciones sociales a “no tener ningún pudor en mostrar nuestras cuentas en las redes sociales y en todos los formatos posibles”.

Todos coincidieron en que uno de sus principales retos es “medir el impacto” de sus actuaciones, ahora que han introducido criterios de eficacia en la gestión de sus entidades (metodología según el modelo EFQM en varios casos). “Tenemos que gestionar bien y mostrar resultados”, indicó Joseba Guillermo. “Se necesita rentabilizar. ¿Qué pasa si no existiera este programa? ¿Cuánto cuesta tener este chico en un centro asistencial, o cuánto recluido en una cárcel?”. A nivelde gestión somos muy similares a las empresas puras de producción”, opinóGuillermo.

“La crisis nos ha servido para ver que tenemos que funcionar de otra forma,innovar, anticiparnos a los que quieren nuestros grupos de interés”, dijo OlgaBarbarin de Elkarkide. Villanueva, por su parte, añadió que la crisis ha tenidoel “efecto beneficioso” de consolidar los equipos al frente de estas entidades.”Se ha eliminado esa gran movilidad que había antes, de estar aquí mientras mesale algo o me presento a tal oposición”.